• MENÚ

iFeedback

Valoración media de nuestros clientes
9.6
sobre 10
  Último comentario: 13-10-2015
Muy buen servicio, calidad y rapidez

Debe estar registrado para colocar una puntuación y comentario.

Buscar en el blog


 Nuestra página: Síguenos en Google+  

Dildos Consoladores

Dildos Consoladores

Disfruta de nuestra gama de Dildos Consoladores, donde sus diseños aúnan sencillez unida a sugerentes formas, las cuales harán que descubras sensaciones nunca vividas, elige tu preferido y prepárate a satisfacer tu placer.

productos por página

productos por página

Modelos de Dildos y Consoladores

Vibrafaccion tienda erótica le ofrece los modelos de las marcas más importantes en la fabricación de juguetes eróticos, con un catálogo amplio para que puedas elegir el dildo que mejor se adapte a las necesidades y prestaciones que buscas.


Comprar un dildo online es una opción muy interesante para las mujeres que les guste la sencillez y practicidad, pues los diseños de dildos de Fetish Fantasy ofrecen sensaciones y estimulaciones muy intensas y placenteras y al mismo tiempo unos usos variados y fáciles de utilizar.


En nuestro sex shop ponemos a vuestra disposición los precios más económicos e interesantes en modelos de dildos y consoladores.

 

Comprar dildo online en vibrafaccion es muy fácil y cómodo pudiendo realizar su compra por la web, por teléfono o por whatsapp. Contamos con una amplia gama de dildos y consoladores de las mejores marcas eróticas. Con uno de estos dildos sexshop se puede alcanzar placenteros orgasmos ya que un dildo consolador es el juguete ideal para ello por su fácil uso. A continuación pueden ver fotos e imágenes de dildos, así como los precios de cada modelo de consolador.

 

Y hablando de galaxias que muchos vemos cuando se acompañan de juguetes eróticos, con los dildos o consoladores como mayoritariamente los conocemos en España, se alcanzan las estrellas. Nos encanta la palabra dildo y también que nos busquen por esta categoría en la que te hayas ahora mismo. Un dildo hace referencia a un consolador o un vibrador, y el origen de la palabra proviene del italiano (latín en su día) diletto o deleite en castellano. Deleitarse es una fabulosa palabra y mejor acción, estamos de acuerdo. Pues fíjate que dildo es el apelativo sajón por excelencia pero así se conocen estos juguetes eróticos en el mundo entero. Así que teníamos que dedicarles una excelente sección como no podía ser menos.

 

Somos más felices usando dildos, de eso no cabe duda. Y quien niegue esta afirmación, no los conoce. Así que bienvenidos a este suculento apartado donde todo es deleite y nada dejamos a la casualidad. Pero si estás aquí por pura casualidad, esperamos hacerte decantar por alguno de nuestros dildos para que participes del deleite erótico que brindan estos sex toys. Esta acepción inglesa del consolador o vibrador siempre va a tener como base la forma fálica, verdadero objeto de culto sexual en todas y cada una de las culturas que nos preceden y también en la actual. El pene y su reproducción en dildos es el centro de adoración y el centro del placer. ¿Pero acaso la vagina no lo es? Sin duda es la otra cara de la moneda, el otro polo de conexión, el yin del yan o viceversa, ambos órganos se atraen como imanes en la tradición natural del ser humano.

 

Pero contamos con una colaboración extra como es el la homosexual donde se sigue adorando al pene y no a la vagina, así que concluimos que la adoración fálica es la predominante. Así que con los dildos consoladores anales seguimos la idolatría al falo y nos quedamos con ellos, seamos hombres o mujeres porque daría igual a tales efectos de uso. Adoramos los dildos como adoramos el falo masculino. Por eso no hacemos remilgos a la hora de presentarte toda la gama de modelos de última generación y más deseados a nivel internacional.

 

Queremos ser partícipes de tu satisfacción ofreciéndote las mejores ideas en tecnología dido para que continúe la idolatría fálica como fuente de placer sexual inagotable. Y nada mejor que acercarse a los dildos consoladores para aprovecharse de sus prestaciones y su buen hacer erótico.