Tu vibrador, tu amante fiel y discreto

Vibrador Discreto

Cuando vayáis a compraros un consolador debéis saber que la elección es muy importante, no vale elegir uno al azar. Este juguete erótico os va a acompañar en los momentos más íntimos y va a ser vuestro mejor amante en tiempos difíciles, y no tan difíciles. Así que os voy a dar unos consejos para que no andéis perdidas si es vuestra primera vez que compráis un consolador.

Existen consoladores de silicona, plástico y otros materiales. Las ventajas de los juguetes de silicona serían que adquiere, rápidamente, la temperatura del cuerpo, es cálida y mantiene la temperatura, y además, si lo que compras es un vibrador, la silicona transmite muy bien las vibraciones. Por otra parte, su textura es agradable y su superficie es muy fácil de limpiar.

Los juguetes sexuales de plásticos ganan terreno gracias a que son simples en apariencia. Su fuerte está en sus curvas especiales, pues gracias a estas pueden ser ideales para llegar al sitio idóneo y darte una descarga de placer a tu punto G, clítoris, próstata o cualquier otro punto que te guste.

Hay otros consoladores y vibradores de diversos materiales que te permitirán “juguetear” a tus anchas como pueden ser de vinilo, de cristal, entre otros, ya dependerá del gusto personal de cada uno.

Por otra parte los puedes encontrar tanto lisos, estriados o rugosos. Decirte que las rugosidades y estrías aumentan la estimulación. Ten en cuenta que a medida que aumentes el tamaño del consolador, también aumentaran las de las estrías.

Si lo que quieres es estimularte y sentir más, lo mejor es usar un vibrador. Esto te permite añadir una suave sensación de masaje en la zona donde hayas elegido para su uso. Una gran parte de los vibradores son regulables. Con esta función añades mayores opciones para encontrar tu combinación ideal de estímulo. Otra utilidad que le puedes sacar a los vibradores es que los puedes utilizar en cualquier parte del cuerpo como un instrumento de masaje, acariciar zonas sensibles como los pechos, los muslos, o en tu interior o también la espalda.

En función al tamaño del juguete erótico tendríamos que distinguir entre, los más pequeños suelen usarse para el placer del clítoris. Si son pequeños y algo más finos y más flexibles, o semirrígidos, sería para el uso anal. Para el uso vaginal se suele elegir un tamaño medio o incluso menor del estándar, sobre todo si es tu primera experiencia con un juguete erótico. Si nos atenemos a las estadísticas de ventas, lo más usado son tamaños medianos y grandes. Ten presente que la vagina es flexible, pero no de forma ilimitada, un exceso de tamaño puede resultar incómodo.

Por último te recomiendo que cuando uses un juguete erótico, te recomiendo que uses siempre lubricante. Sobre todo los lubricantes con base de agua, son compatibles con casi todos los juguetes, además de aumentar el placer. Y no olvides la limpieza con agua y jabón y el secado al aire para que no haya pelusas o hilos de los trapos.

Escrito por vibrafaccion