La adicción al sexo. La hipersexualidad y el placer.

Adicción Sexo

Hoy vamos a hablar de la adicción sexual, nos referimos a ese comportamiento por el cual los individuos no pueden controlar su comportamiento sexual. Existen varios nombres por los que se conoce este tipo de comportamiento, son la ninfomanía entre las mujeres, la satiriasis entre los varones, un comportamiento sexual compulsivo, o hipersexualidad.

 

Este comportamiento de necesidad de sexo intensa viene precedida por una masturbación compulsiva, por múltiples parejas sexuales en una misma noche, o varias parejas sexuales a la vez, el uso cotidiano de pornografía o prostitución, y todo esto puede llevar a sufrir consecuencias en el día a día, tanto en la familia, en las relaciones o en el trabajo.

 

Llegados a este punto, os preguntareis que es lo que llega a provocar estas situaciones. Hasta ahora ningún experto ha sido capaz de dar una explicación clara sobre el porqué algunas personas se vuelven adictas al sexo, pero existe una teoría generalizada en la cual se dice que esta adicción se relaciona con una anormalidad bioquímica o algunos cambios químicos en el cerebro. Es decir, del mismo modo que las drogas o la comida pueden provocar en las personas unos placeres producidos por el cerebro, el interés por el sexo puede llegar a provocar esa recompensa en él.

 

Otros estudios han dado algunas pistas de que causa esta adicción al sexo. En primer lugar encontramos la causa a nivel ambiental. Esto se basa en los factores implicados en el desarrollo de la adicción al sexo, como es el caso del fracaso social, la existencia de una familia de origen problemática, desestructurada o con abusos infantiles.

 

En otros casos, encontramos personas que presentan en su personalidad la necesidad de la búsqueda de nuevas sensaciones, esto, si no se gestiona en condiciones, puede llevar al desarrollo de adicciones.

 

 

Solemos encontrarnos a personas que son incapaces de controlar sus impulsos, que tienen una baja autoestima, la satisfacción la obtienen en el momento de realizar el acto, luego se sienten mal consigo mismo.

 

En cuanto a los síntomas que presentan los adictos al sexo, podemos encontrar, la falta de control, características autodestructivas, cambios severos de humor, la inversión de una cantidad de tiempo elevada en buscar relaciones sexuales, entre otras muchas.

 

Entre los posibles tratamientos, el mejor es intentar hacer entender a la persona con la adicción que debe controlar esos impulsos, enseñarle cómo hacerlo y ayudarle a mejorar sus relaciones personales e interpersonales.

Escrito por vibrafaccion