Lugares donde nunca harías sexo.

Lugares donde nunca practicar sexo

Es difícil encontrar a alguien que nos sorprenda diciendo que jamás haría sexo en la cama. Puede que haya alguien tan raro que prefiera cualquier otro lugar, pero nada como un espacio mullido y lo suficientemente grande para retozar a gusto.

 

Sin embargo, cuando se trata de hacer sexo que se salga de las cuatro paredes del dormitorio, la imaginación es una gran productora de películas eróticas en la mente que la mayoría quisiera hacer realidad en su propia vida. Muchas de estas fantasías son perfectamente realizables, como hacerlo en el coche, el ascensor, el probador de unos grandes almacenes o el baño de un aeropuerto. Son ejemplos muy comunes de los que muchas parejas, o personas que se encuentran por primera vez y saltan chispas, se mueren por hacer y no paran hasta conseguirlo. Practicar sexo con un punto de riesgo eleva la adrenalina a límites insospechados y muchas personas no pueden vivir sin cometer estos pequeños o grandes devaneos a cada tanto en sus vidas.

 

Dicen algunas celebrities, a las que de todo se les pregunta para descubrir si son mortales o pertenecen a otra raza superior, que el sexo es la actividad que más y mejor mantiene al ser humano saludable. Christina Aguilera propone ir desnudos por la casa todo el santo día como si de Adán y Eva se tratase para mantener viva la llama del deseo. Heidi Klum, la modelo alemana, propone disfrazarse de vez en cuando para convertir el sexo en pura diversión, se nota su profesión, claro. Otras como la voluptuosa Scarlett prefiere lugares arriesgados como hacerlo en el auto, aunque más bien es incómodo, pero ella se apaña bien en el asiento trasero.

 

Pero hay lugares donde nunca se le ocurre a nadie intentar siquiera un pecaminoso tocamiento más allá de cogerse la mano y salir corriendo. Ni las parejas más góticas se acercan a un cementerio con ganas de levantar pasiones, y eso que no se levantaría nadie tampoco, pero afloja a cualquiera sólo pensarlo.

 

Otro tétrico lugar gore donde los haya es un matadero sin actividad o abandonado. La sola imagen de los sacrificios de animales, encoge cualquier inspiración humana. Pero salir corriendo y acabar en un parque a la caída de la tarde en un día de invierno con idea de acabar bien la jornada teniendo sexo campestre y retozando cual ninfas, tampoco sigue siendo buena idea. Aunque parezca que no haya nadie, cuando menos lo esperes y cortando por lo sano cualquier intento, detrás del seto alguien pasea a su perro. Quien dijo no a la cama??

Escrito por vibrafaccion