Juegos eróticos, juguemos a las prendas íntimas para adultos.

juegos Eróticos con Prendas Intimas

Los juegos que de pequeños nos hicieron pasar horas y horas en el patio del colegio o en el parque con los amigos, hoy nos pueden servir para poner a punto la temperatura erótica de nuestros encuentros sexuales. Entre las muchas adaptaciones que traemos hoy aquí, el juego de las prendas puede ser un buen preámbulo entre parejas que se atreven a pasar un rato divertido y sin demasiados prejuicios.

Como el erotismo es la mejor manera de desatar la pasión y el deseo, nada mejor que estimular al grupo con un juego aparentemente inocente pero que, entre risas y sorpresas, ponen a la gente en pequeños aprietos que no podrán rechazar. Ni que decir tiene que la reunión tiene que llevarse a cabo entre personas con cierto talante liberal, que no ponga en apuros ni tocar el pudor de los asistentes ya que se trata de liberarse de la ropa poco a poco cuando se pierde la prueba propuesta. Interesante ocasión para lucir ropa interior sexy y hacer gala del gusto por la provocación.

En un ambiente más que relajado, excitado, los asistentes comienzan lanzando la apuesta y alguien debe cumplir o pagar prenda, está muy claro. Lo mejor es proponer apuestas poco realistas porque se trata de fracasar en la prueba y acelerar el proceso pero paso a paso, para que se eleve la tensión y la temperatura. Valen pruebas físicas como besar, abrazar y provocar a la otra persona porque los límites pueden ser inexistentes excepto los que propongan los participantes. Y así de desarrolla el juego, con la imaginación como protagonista y entre prueba y prueba, la mayoría empieza a quedarse en cueros y con la libido por las nubes, deseando rematar el juego como ganador, perdedor o sencillamente recibiendo algún tipo de premio.

Los juegos de temática sexual son una manera perfecta para despertar pasiones en los grupos, surgen en reuniones, eventos como despedidas de solteros, reuniones de recién divorciados, y las llamadas parejas liberales. En este último caso, convocan fiestas estivales en localidades de playa donde reúnen parejas de diversos países ávidos de intercambiar a sus parejas, vivir el sexo al aire libre, sin tabúes y soltando adrenalina y dinero a partes iguales. El morbo, las ganas de romper la rutina y el deseo de conocer algo nuevo, son los componentes fundamentales de proponer eventos organizados o premeditados donde las personas buscan más o menos lo mismo, diversión y sexo sin otra pretensión, que ya es bastante.

Escrito por vibrafaccion