Claves para que el sexo oral sea una verdadera obra de arte

Sexo Oral

El sexo oral se ha convertido en uno de los momentos más calientes y morbosos de la vida sexual de las personas, gracias a que su práctica es un juego constante de seducción y sobre todo estimulación que vuelve loco a tu pareja. Una práctica que incluso es mucho más satisfactoria que el acto sexual en sí, aunque suele ser la más habitual en los imprescindibles preliminares, donde el juego y la seducción deben de ser claves para que el apetito sexual se dispare por las nubes y las relaciones sexuales sean totalmente satisfactorias.

En este sentido, si nos centramos en las felaciones, el sexo oral que una mujer realiza a un hombre, cabe destacar que la clave radica en saber interpretar el grado de placer de tu pareja. Y es que hay que saber cuándo aumentar la intensidad de los movimientos o cuando rebajarlos para que se vuelva loco y sobre todo para que alcance el clímax de un modo increíble y 100% satisfactorio. De este modo, en primer lugar la clave radica en estimular la zona sin utilizar prácticamente las manos, es decir, acariciar el pene y lograr que el deseo y la erección vaya creciendo a base de caricias, besos, mordiscos y absorciones que seguro que hacen las delicias de los afortunados.

Así mismo, en un primer momento es totalmente recomendable empezar a utilizar la lengua poco a poco, es decir, solo la punta de la misma, para incrementar el deseo del hombre y las ganas de más. Cuando ya se esté en el momento de excitación máxima, es el momento de introducirse el pene en la boca, pero no hasta el límite, hay que evitar que nos entren náuseas o problemas de cualquier tipo porque no hay que olvidar que la clave de una buen felación radica en que la persona que la esté haciendo se encuentre cómoda y que disfrute dando placer a su pareja.

Una vez en este punto llega el momento de elevar el placer hasta límites insospechados ayudando tus movimientos de la boca con tus manos. Este es el momento de jugar, de volver loco a tu pareja, aumentando y bajando la intensidad, combinado besos, caricias, mordiscos, hasta que notes que está a punto de eyacular, un hecho que te darás cuenta porque el pene todavía aumentará más de tamaño. Así, justo antes de la eyaculación, un consejo que tu pareja siempre agradecerá es que lames el frenillo y el glande como si un chupa-chups se tratará, ya que lo volverás totalmente loco.

Escrito por vibrafaccion