¿Supone la llegada de un hijo el final del sexo en la pareja? Las relaciones sexuales post-hijo.

Relaciones de pareja siendo padres

La mayoría presupone y lo acepta que la llegada de un hijo, el aumento de la familia con un miembro más supone el final de las relaciones sexuales en pareja. La mayoría de los padres primerizos pasan por etapas durante el embarazo donde temen que el hijo cambie el hábito sexual de la pareja, cambie el apetito o cualquier otro factor que acabe perjudicando lo que era hasta el momento una vida sexual satisfactoria.

 

Un punto muy común que queremos tocar y debatir. Este pensamiento o miedo es habitual pero lo encontramos extremista y excesivo. Sí compartimos, entendemos y aceptamos el hecho de que un hijo puede llegar a marcar un poco las pautas de la pareja, pero en todos los sentidos. Si hablamos del sexo en esa pareja queremos hacer especial hincapié de que la llegada de un hijo más que debilitar fortalecerá dicha relación. El vivir la experiencia del fruto que ha dado el amor en la pareja hará que el sexo se valore y viva de un modo más intenso. Es cierto que las parejas que tienen problemas previos en la relación el hijo puede ser un detonante y terminar siendo lo que colme el problema, pero no es la causa del final del sexo. En dichos casos el final del sexo en pareja o separaciones viene tras un largo viaje de malas experiencias y roces los cuales son los verdaderos problemas, una pareja con una vida sexual equilibrada y feliz el hijo potencia esa satisfacción.

 

Es totalmente cierto que la llegada del bebé rompe con la rutina adquiriendo la totalidad de la atención de los padres dejando a un segundo plano todo lo demás, incluso trabajos. Todas las parejas primerizas sufren tras el primer hijo una pequeña crisis que es absolutamente normal, la pareja se somete a una presión y atención que nunca han sentido antes, factor que hará que en más de una ocasión haya disputas o diferencias pero se ha de decir que en la mayoría de los casos esa crisis se pasa satisfactoriamente y simplemente quedando como una etapa en la que ambos aprendieron un punto más sobre la vida y la responsabilidad de ser padre.

 

Para finalizar, si estamos cerca de vivir la experiencia de ser padre o bien se ha sido recientemente, enhorabuena, aconsejamos vivir la experiencia con tranquilidad -la mayor posible- vivir y afrontar los problemas con madurez, sensatez y generosidad. Tener claro que no se puede exigir a la pareja sexo cuando este no esté en condiciones, apliquemos esa sensatez y generosidad.

 

Paciencia, fuerza y amor. Claves para que la pareja siga disfrutando después de la llegada de ese hijo del amor, placer y satisfacción plena en todos los campos con tu pareja. Suerte.

Escrito por vibrafaccion