Aromas de plantas y perfumes con ingredientes afrodisiacos. Descubre cuáles

Aromas de Perfumes con feromonas

Para quién aun no conozca la definición exacta de afrodisíaco comenzaremos por ahí para asegurarnos de que sea efectivo del tema que vamos hablar en esta ocasión.

Afrodisíaco, cuando hablamos que algo es afrodisíaco hacemos referencia a la capacidad de excitar nuestro apetito sexual. Por lo que si hoy queremos hablar de aromas de plantas y perfumes con ingredientes afrodisíacos querrá decir que trataremos algunas plantas que tienen el poder de alterar y excitar nuestro apetito sexual. Despierta tu apetito con plantas y perfumes que os vamos a presentar a continuación.

La rosa de Bulgaria. La rosa es la flor que simboliza la feminidad, la pasión y el amor. Aunque todos los tipos de rosas comparten belleza y encanto son las rosas de Bulgaria las que contienen altos valores de ingredientes afrodisíacos. Se dice que Cleopatra perfumaba su habitación con velas y aceites de rosas de Bulgaria. Como curiosidad decir que este tipo de flor sólo se recoge a primera hora de la mañana.

El jazmín. Flor característica de las noches de verano, esa esencia y perfume que desprende embrujando a todo el que la huela. Una flor de origen árabe de perfume intenso, pudiendo llegar a límites excesivos y empalagosos. Se debe tener cuidado con este tipo de afrodisíacos porque el exceso te lleva al efecto contrario, es importante no dar abuso de los afrodisiacos porque grandes cantidades pueden provocar el rechazo y apatía sexual. Se comenta que el jazmín es femenino ya que el efecto se consigue en el varón, a la chica le puede resultar pesado o molesto.

Lavanda. Durante el Renacimiento, esta flor era el aroma más popular. Con un olor reconfortante se usaba frecuentemente para ambientar la casa y las sábanas. Las mujeres creían en su poder de atracción y colocaban ramitos en la cama pensando que su olor atraía al hombre a la cama. Un recuerdo placentero que les incitaría en que volvieran en otra ocasión. La lavanta y su perfume tiene características relajadoras de nuestro sistema nervioso, por lo que propicia a tener sueño tras el sexo.

Sándalo. La madera de Sándalo es bastante utilizada en perfumes naturales y es reconocida como afrodisíaca. Su aroma se caracteriza por sensual e intenso, evocando erotismo con esencias que nos ayudan a la relajación, doblemente positivo para la práctica del sexo. Este aceite está considerado, en la India, como un aroma mágico. Su olor lo asemejan con el de las hormonas masculinas y gracias a su intensidad basta con un par de gotas para lograr el efecto deseado.

Vainilla. La suavidad y dulzor de esta flor en un ingrediente en potencia para la pastelería, cocina, aceites y perfumes. En el tiempo de los aztecas ya se utilizaba mezclándola con el chocolate para conseguir potentes afrodisíacos. Se le da origen en México, aunque es también usada por la cultura hindú como ambientador preparatorio para el sexo tántrico.

Con estas flores afrodisíacas tan sólo le queda ambientar su casa, habitaciones, adquirir y buscar perfumes con estos ingredientes, realizar comidas con vainilla y asegurar que no se nos escapa la pareja sin antes haber disfrutado del buen sexo. Afrodisíacos naturales cada vez más utilizados por la sociedad.

Escrito por vibrafaccion