La vagina ¿Importa su tamaño? Descubrámoslo.

Importa el tamaño de la vagina

Existe una corriente sobre que el tamaño de una vagina es fundamental a la hora del disfrute durante el sexo, esto no es cierto. El tamaño o forma del pene si puede tener un peso a la hora de realizar una práctica u otra dentro del sexo. Pero ¿creéis que el tamaño de la vagina tiene un papel fundamental a la hora de obtener mejor disfrute durante el sexo? Realmente es indiferente el tamaño de la vagina, donde sí existe una importancia es en la firmeza y musculatura de la citada.

Desde siempre se ha relacionado al pene con el placer del sexo quedando la vagina como un elemento secundario, un elemento secundario que su única función era la de ejercer de cavidad sin prestarle mayor importancia. Afortunadamente cada vez está más extendido y valorada la vagina como elemento protagonista por igual al pene, y es que una vagina musculada, tonificada y firme aporte mejores sensaciones durante la penetración.

Es común otorgar la culpa del dolor durante las relaciones sexuales al vaginismo, impulsos involuntarios de la musculatura pélvica que impide la penetración, y no siempre se debe a ello, en la mayoría de casos esta molestia es ocasionada por falta de lubricación y no por falta de tamaño de la vagina. Los motivos de dicha falta pueden ser ocasionados por las píldoras anticonceptivas o falta de estimulación previa como norma general, por lo que se recomienda siempre tener a mano un buen lubricante para evitar este tipo de molestias. Insistimos en ello durante muchas entradas, evitemos experimentar relaciones sexuales molestas ya que el recuerdo perdura y puede ser una experiencia grabada que nos cree un rechazo y por lo tanto una tensión perjudicial para tener relaciones sexuales exitosas. Fundamental relajación y lubricación cuando falla uno podemos tener estos dolores que poco tienen que ver con el tamaño de la vagina.

El tamaño medio de la vagina en reposo oscila entre 6 y 8 centímetros pudiendo aumentar bajo estímulo en unos 4 centímetros más. La deducción de esto es que la vagina, de igual modo que el pene, crece para adaptarse al órgano genital masculino. De ahí que sea vital que nuestras paredes vaginal se mantengan en forma ya que esta elasticidad dependerá directamente de la musculatura pélvica además de aportarnos mejores sensaciones y más intensas. Los embarazos y la menopausia son los principales factores de pérdida en la tonificación muscular.

Como consejo para recuperación o mantener una tonificación muscular sana le recomendamos el ejercicio con mayor efecto sobre la zona pélvica, el conocido ejercicios de Kegel con las bolas chinas. Son cada vez más mujeres las que se suman a este movimiento, un ejercicio que nos ofrece dosis de placer y salud no tiene otro destino que el éxito. Otro ejercicio, saludable, con grandes dosis de placer y que existe desde siempre para trabajar dicha musculatura es el sexo, la práctica tonifica y cuanto más tonificada la zona mayores dosis de placer durante el sexo.

Siendo una zona que requiere mucha atención, cuidado y mimitos, indiferentemente del tamaño o forma, la necesitamos tonificada porque ganaremos nosotras y ellos en placer por igual. El sexo es cosa de dos y la salud también.

Escrito por vibrafaccion