Descubre el mundo del fisting, consejos para la penetración manual.

Fisting Penetración Manual

Para iniciar y descubrir como es debido este mundo debemos comenzar por el principio, su definición. El fisting es una práctica sexual que consiste en introducir toda la mano en el ano o la vagina. Lejos de esas escenas que se viven en el porno donde se exagera y extrapola todo al extremo, el fisting es una práctica que se puede disfrutar perfectamente en pareja siguiendo los siguientes consejos. ¡No te los pierdas!

Esta práctica sexual consiste en realizar una penetración anal o vaginal con la mano entera y con el puño cerrado. En el caso del fisting femenino, el objetivo es la vagina y en crear la sensación de sentirse llena, en la búsqueda de que el puño cree un roce por todas las paredes vaginales creando una satisfacción y plenitud durante el sexo. Dentro de la intimidad sexual de cualquier pareja, esas ganas de combatir con la rutina e inquietud por la búsqueda de nuevas sensaciones nos puede llevar a experimentar prácticas como las del fisting. 

Este modo de penetración es poco popular y para muchas personas tabú, aunque cada vez son más las parejas que se suman al carro. La clave es saber cómo realizar dicha penetración para alejarnos del peligro y daños. Insistimos en que las experiencias negativas o dolorosas cierran nuestra mente creando miedos que harán que dejemos que querer experimentar nuevas sensaciones, por lo que insistimos que a la hora de vivir nuevas experiencias tened precaución y especial cuidado. En el fisting para vuestra seguridad y confort queremos tocar cuatro puntos que deberás llevar a cabo para una penetración satisfactoria.

Siempre hay que usar un lubricante. Aunque la vagina tenga su propio lubricante natural, en el caso del fisting es vital el uso del lubricante para evitar molestias o lesiones. El uso del lubricante en abundancia será una clave para poder llegar a ello de un modo cómodo.

Bisuterías y complementos fuera. Para la primera vez, o inexperiencia aconsejamos tener la mano totalmente despejada de anillos y pulseras, si aún así no os sentís seguros la opción de usar un guante de látex es la recomendable, eso sí, previamente bien lubricado.

Las prisas en este caso son enemigas potenciales. Despacio y poco a poco. Primero dedos, movimientos y poco a poco introducir la mano. Recordar mantener la lubricación. La chica ha de encontrar la relajación máxima muscular de la zona implicada. Entre la relajación y el juego progresivo preparará a la vagina para su máxima flexibilidad. Es importante ir paso a paso para evitar lesiones.

Se ha de tener plena confianza en la pareja. La confianza tiene un papel fundamental durante el sexo en la pareja pero si hablamos de prácticas con cierto riesgo o nuevas la confianza ha de ser máxima. La comunicación y tener presente la predisposición de tu pareja es parte vital de cualquier práctica nueva. Ambos tienen que tener ganas de la experiencia, sino, eviten probar cosas nuevas. El sexo es cosa de dos, nunca avanzar si uno no está conforme.

La importancia de la confianza en la intimidad sexual trae al sexo una seguridad y comodidad que será la que permita realizar nuevas experiencias de forma satisfactoria. En el momento que una de las dos personas no tenga claro en seguir avanzando, será fácil toparse con dolores, molestias y problemas. Por lo que antes de realizar cualquier práctica, ya sea fisting o cualquier otra, se ha de tener todo hablado y conformado. Para el fisting aconsejamos tener presente estos puntos, si no resultara placentera como esperabais, no hay problema, parad y buscar el placer del sexo de otra manera.

Escrito por vibrafaccion