Juguetes eróticos, ¿Por qué no? Mayor calidad de vida sexual

Juguetes Eróticos Vida Sexual

Los juguetes eróticos ayudan, a muchas parejas, a romper esa monotonía en la que se han sumergido después de años de convivencia.  

Los juguetes eróticos están para amenizar las relaciones de pareja que se han estancado. Lo primero y más difícil es vencer la timidez, o la pereza, una vez pasado este paso, alguno de esos juguetes se pueden convertir en unos buenos aliados. Muchos expertos coinciden en que la imaginación, que puede ser mediante la utilización de un objeto sexual como complemento, alegra al sexo que se duerme en los laureles o en la rutina. Las parejas no deben tener prejuicios con los juguetes eróticos, hay que romper con el decoro en la cama. Los juguetes eróticos están hechos para el placer, a solas o en pareja. Entre mujeres no existe una predisposición a este tipo de juguetes, pero sí una gran curiosidad. Muchas mujeres han visitado los «sex shops» o han participado en una sesión de «Tupper Sex» con las amigas. En cuanto a los hombres, las reacciones son más diferentes. Ante la noticia de que ella tiene un vibrador, la mayoría se sienten amenazados. Suelen pensar equivocadamente que con su pene es más que suficiente y que en la cama tres son multitud, aunque ese tercero no sea de carne y hueso. Supone un ataque a su ego sexual, a su imagen de “macho man”.

En la mayoría de los casos, la pereza o la vergüenza no permiten que las personas adquieran productos de esta tipología. Pero hay que comprender que estos juguetes puede ser una alternativa para fomentar el bienestar sexual de una pareja. Hacer un buen uso de los juguetes, además de para luchar contra la rutina y el aburrimiento, puede resultar como innovación y fortalecimiento del conocimiento del cuerpo mutuo y ayuda a descubrir nuevas vías sensuales. Muchas parejas se quedan en lo clásico (postura del misionero) y de allí no salen. Muchas veces es porque no se atreven a pedirle a su pareja que hagan algo diferente, pues les genera una sensación de culpa y vergüenza al sentirse ‘perversos’ por proponer algo distinto. Pero componentes de las parejas, debéis de hacer un esfuerzo. 

No todo tiene que venir por la falta de interés, o la rutina, mucha culpa del distanciamiento de los encuentros sexuales en la pareja tiene que ver con el ritmo vertiginoso de la sociedad, el estrés, el trabajo y la familia. Es decir, que el factor determinante es el tiempo, pues llegáis a casa cansados y buscáis la cama, pero para dormir. Otro factor importante es la falta de comunicación. 

Las parejas debéis buscar un momento para vosotros, proponeros innovar, usar juguetes eróticos, cambiar las posturas y dejad a un lado los tabúes de la sociedad. Recordad cuando empezasteis a salir, esos momentos que fueran las tres de la tarde o las tres de la mañana, siempre buscabais un momento para vosotros, ahora con el estrés y la rutina del trabajo ya no buscáis ni un segundo para el otro, solo buscas tu momento para dormir. 

Así que animaros y recordad que el juguete sexual puede ser un buen auxiliar en algunos momentos para ampliar el disfrute sexual, pero no debería ser el sustituto del encuentro espontáneo con la pareja, al fin y al cabo, la piel es el órgano más sensitivo que tiene el género humano.

Escrito por vibrafaccion