Las claves de un Huevo Masturbador

recomendaciones de los huevos masturbadores

Si dicen que el 90 por ciento de los pensamientos de un hombre tienen que ver con sexo, que mejor que conseguir que todas sus fantasías se puedan hacer realidad, de forma barata y sin sentimientos de culpa. Pues os presento el producto más innovador para la masturbación masculina, el huevo masturbador. Este no es un juguete erótico cualquiera, está enfocado para la satisfacción sexual masculina. Este huevo masturbador no pretende imitar al órgano sexual, esta creado para estimular al hombre con caricias que reemplazan la falta de un compañero, o ampliar el juego con la pareja.

Además tiene dos ingredientes adicionales que los hacen muy atractivos, el primero es la higiene (la inmensa mayoría de los huevos son desechables) y en segundo lugar, la discreción (pues pasan inadvertidos).

Estas pequeñas bellezas son muy elásticas y se adaptan a todas las tallas. Al quitarle la cáscara, los huevos masturbadores tienen la contextura de un huevo tibio. Pero cuando son puestos en acción, el lubricante y la textura interior los convierten en un excitante estimulador genital.

Todos los huevos masturbadores son del mismo tamaño y del mismo material, de unos siete centímetros de alto por cinco de ancho (algo más grande que un huevo normal), este huevo masturbador de aspecto inocente está fabricado de elastómero, una goma elástica derivada de la silicona con un suave y húmedo tacto. Además, en su interior encontraréis huevos masturbadores que ofrecen espirales, nódulos, protuberancias, cuñas, relieves y nervaduras, que estimulan de diferentes formas.

Su forma de utilización es muy simple. Al desprecintarlo, el huevo masturbador, en su interior contiene una bolsita con lubricante para poder utilizarlo. Abrimos el sobre, aplicamos el lubricante dentro del huevo (y en la apertura) y colocamos el glande del pene dentro de éste, a modo de capuchón.

Acto seguido, con la mano, lo deslizamos hacia abajo, envolviendo todo el tronco del pene con el agradable abrazo del huevo masturbador. No temáis de estíralo sin miedo, está diseñado para abarcar hasta una botella de medio litro. Gíralo, muévelo a tu gusto ¡sin reparos!

Deja volar tu imaginación y consiga sensaciones originales. La velocidad la marca cada uno. Además, el huevo se adapta al tamaño de cada pene, estirándose una y otra vez y estimulándote de arriba abajo.

Lo que vas a sentir al utilizar el huevo masturbador será como si unos labios carnosos lo presionaran, ofreciéndole esa humedad y placer que os va a volver locos. 

Escrito por vibrafaccion