Un hotel para nuevas experiencias en el sexo

Nuevas Experiencias en el sexo

Los hoteles, esos lugares discretos, de varías calidades, donde se pueden vivir experiencias diferentes y excitantes. Un lugar ideal para disfrutar al máximo de tu vida sexual.

Para comenzar, los hoteles son un lugar idóneo para esos viajeros aventureros que quieren mostrar su amor, o simplemente tener un rato íntimo en su viaje. Puedes usar hoteles de lujo, con camas espectaculares, o simples hoteles pequeños. Cualquier habitación será buena para disfrutar con tu pareja.

También es el lugar que más aprovechan los recién casados en sus viajes de luna de miel. En estas situaciones, lo más probable es que alquilen suite de lujos, con sus jacuzzi y sus botellas de champán.

Luego encontramos esos jóvenes primerizos, universitarios que en sus pisos compartidos no pueden tener mucha intimidad o los que viven con sus padres. Hay moteles baratos que pueden sustituir ese asiento trasero del coche, o estar expuestos en un callejón solitario o en un parque.

Y por último, podemos encontrar en las habitaciones de los hoteles, a esas parejas adúlteras. Es una forma fácil, discreta, rápida y muy cómoda para tener encuentros sexuales sin levantar muchas sospechas.

En cuanto a las ventajas que podemos encontrar a la hora de tener relaciones sexuales en un hotel podrían ser la posibilidad de tener la nevera portátil llena de bebida y tener la comida para no tener que salir de la habitación en todo el día. En los hoteles encontraras camas muy cómodas, con sus sábanas limpias y una bañera perfecta para dejar fluir vuestra imaginación.

Otra gran ventaja que vais a encontrar en la habitación de un hotel es la tranquilidad de que nadie te va a molestar. No sonará el teléfono, ni los niños gritaran y te distraerán, el perro no te molestará, ni te molestarán los vecinos o tus compañeros de piso.

Por el contrario, está el precio de la habitación. Si eliges una habitación algo lujosa, puede picar el bolsillo a la hora de pagar, pero piensa que un caprichito no va a hacerte mal y podrás disfrutar de una velada única con tu pareja.

Por último, en los hoteles podéis dejar volar vuestra imaginación y recrear algunas escenas que no os habéis atrevido o no habéis podido realizar en casa. Podéis jugar a que ella se vista de mujer de la limpieza y mientras él se ducha, el servicio de la limpieza entra, lo pilla en la ducha y el resto es cosa vuestra. O usar accesorios eróticos como esposas, vendas, aceites de masajes, o juguetes sexuales. ¡Daos un caprichito una vez al menos!

Escrito por vibrafaccion