¿Suspenso o suspensorios? Lencería masculina

Lencería Masculina Suspensorios

Creo que estaremos de acuerdo en que esta prenda interior masculina es escandalosamente sexy y la pena es que muchos hombres renuncien a ella cuando debería ser obligada. Sin embargo, el nombre no acompaña mucho pero tiene su ‘por qué’ y tiene el origen en proteger los genitales masculinos en actividades como la deportiva. Una vez comprobado que además de la faceta funcional, este tipo de slip, jockstrap en versión sajona, realza los atributos sexuales como el paquete escrotal y los glúteos, ha pasado a formar parte de un imaginario real de las prendas sexy para hombres seguros de sí mismos.

 

Algunos, los más osados de entre los pocos dados a los estilismos más allá de lo que manda el civismo y la educación en materia de ropa íntima, incluyen estos rumbosos calzoncillos también llamados inguinales para ponerse en primera línea de fuego. Y nunca mejor dicho, porque con un suspensorio puesto, unos glúteos mejoran muchísimo, además de marcar con el mejor descaro una delantera perfectamente comprimida que ellas no pueden dejar de mirar y admirar.

 

Así que no comprendemos cómo una prenda tan perfecta, se mire por donde se mire, no está incluida en el repertorio de ropa interior de la mayoría de hombres que quieren mejorar el aspecto de esa zona. Y por añadidura, halagar la vista de las féminas e incendiar la consiguiente llama de pasión.

 

Y dicho esto, los modelos de suspensorios o jockstrap trasladados a las hazañas sexuales que son las que nos traen aquí, varían bastante y anatómicamente hacen milagros. Así que no se centran sólo en los colores sino en texturas, transparencias e incluso estampados como el furioso print animal.

 

Todo son razones para usar estos pedazos de ropa interior milagrosa, sexy y atrevidamente eróticos. Porque si a las mujeres vuelve locas algo de los hombres, aparte de sus manos o sus pectorales, es que tengan unos glúteos respingones, duros y compactos donde poder agarrar, palmear o simplemente adorar con ropa o sin ella. Y los jockstraps son los responsables de semejante azaña, además de tener una buena anatomía, pero es innegable que contribuyen y mucho.

 

Desde aquí animamos a todo aquél que tenga dudas sobre los efectos de usar suspensorios a que pruebe con un modelo discreto de los que se usan para hacer deporte o acudir al gimnasio. No hace falta lanzarse con un modelo de leopardo por primera vez, pero con el tiempo, es seguro que se harán seguidores de esta prenda masculina. Y ellas, fan número uno sin dudarlo. Hagan el test a ver qué pasa.

Escrito por vibrafaccion