¿Te atreves al triolismo? Fantasías sexuales.

Triolismo Sexual

Un mundo de fantasía y color. Entre las fantasías de la infancia y las del sexo cuando se es adulto, esta vez hablamos de las segundas, esas que dan para escribir ríos de tinta y que parece todo el mundo tiene muchas, pero no siempre se atreve a materializar.

 

El triolismo no es una disciplina deportiva ni una drogadicción como el alcohol o el tabaco, es hacer tríos en la intimidad, como os habéis imaginado. Y es la primera de las fantasías más comunes del sexo masculino, un deseo permanente en la casi totalidad de los hombres pero no lo es tanto en las mentes femeninas, donde ocupa un lugar muy posterior.

 

Cuando se tiene pareja y se piensa en admitir a otra persona para añadir morbo y elementos nuevos de placer, aparece una duda.¿ Incluir una mujer o un hombre? Pues aquí las dudas pueden ser interminables o no, depende de si prevalecen los deseos claros o ninguno de los dos sabe por quién decantarse.

 

Elegir hombre o mujer dependerá de si hay consenso, porque de lo contrario puede cerrar el caso en tablas, es decir, que ni trío ni nada porque es un riesgo que a nadie le gusta correr. Pero si hay consenso, hay que ponerse a la búsqueda y eso lleva unos intentos. Conseguir a alguien dispuesto a vivir esa experiencia no es fácil, porque aunque es una fantasía común, se queda en eso porque dar el paso cuesta y siempre será más fácil con desconocidos.

 

Poner anuncios en páginas de contactos es una opción pero hay que tener en cuenta si se esta dispuesto a pagar por ello o solamente entre personas que están interesadas en disfrutarlo o vivirlo por primera vez, sexo, placer y morbo.

 

Una vez se ha llegado al acuerdo de un hombre más es porque a ella no le importa y él siente que ese será el morbo añadido. Si se añade una mujer al trío, es porque a ella no le importa y él tendrá a dos mujeres para el sexo oral, fantasía de primer orden en el imaginario masculino.

 

Mientras que si hay dos hombres y una mujer, ella es libre de aceptar una doble penetración o no, pero es posible. En cualquier caso, la experiencia es para quien tiene el deseo de realizarla y decidir si es una práctica a incluir habitualmente en su intimidad. Mente abierta e ideas lo más claras posible.

Escrito por vibrafaccion