El orgasmo femenino: ¿qué favorece y qué perjudica?

orgasmo femenino

Como todo el mundo sabe, el orgasmo femenino no es tan sencillo como el de los hombres. Razones fisiológicas y psíquicas influyen en el clímax de las mujeres y que éste sea muy bueno, normal o difícilmente alcanzable.

 

Primero, los motivos que más contribuyen a alcanzar más y mejores orgasmos son éstos:

 

Ovulación. Es a mitad del ciclo menstrual cuando lar hormonas aumentan y las mujeres desatan su impulso sexual. Tienden a masturbarse más, son más propensas a iniciar el coito con sus parejas y lograr el orgasmo con mayor facilidad y frecuencia.

 

Ejercicio. Se ha demostrado ya que hacer ejercicio al menos 3 o 4 veces a la semana aumenta el deseo sexual y mayores prestaciones a la hora de desempeñarse en la cama. Se aumenta el número de hormonas, se sensibiliza el tejido vaginal y eso repercute en la calidad del clímax.

 

Dieta. Llevar una dieta baja en grasas y aumentar el de verduras, frutas y cereales integrales consigue disminuir la cantidad de grasa corporal. Menos grasa aumenta la creación de DHEA, la hormona que estimula el deseo sexual.

 

Meditación. EN un estudio realizado sobre 600 mujeres, se dedujo que aquéllas cuyas prácticas de relajación como el yoga, ejercitando la respiración y suavizando al máximo el nivel de estrès, aumentaron sus niveles de DHEA.

 

Novelas y películas eróticas. Leer o ver libros y videos pornográficos o eróticos elevan los niveles de PEA, una sustancia similar a la anfetamina que genera deseo sexual y es durante el orgasmo donde se generan los niveles más altos de PEA.

 

Por el contrario, estos otros no contribuyen nada a obtener el clímax y por tanto, más bien lo contrario, ansiedad y malestares diversos:

 

Progesterona premenstrual. Una vez más a vueltas con la fisiología femenina. Y es que la semana anterior al periodo, esta hormona aumenta y casi siempre influye negativamente en las ganas de tener sexo. Disminuye el deseo en la gran parte de los casos.

 

Lactancia. La lactina, hormona que produce la leche en las madres, no colabora en el deseo sexual. Sin embargo, la oxitocina que libera la leche materna estimula las contracciones uterinas haciendo alcanzar mejor el orgasmo.

 

Fumar. No está indicado para nada y es nocivo para la salud. Para el deseo sexual tampoco lo es, por lo que las mujeres que fuman tienen más posibilidades de alcanzar su clímax.

 

Dormir poco. Engorda porque genera estrés y además afecta al apetito sexual femenino. Además de desmejorar los orgasmos femeninos.

Escrito por vibrafaccion