El manual del perfecto predador sexual.

predador sexual

Podíamos hacerlo extensible al colectivo femenino, pero vamos a tipificar al hombre porque lleva más tiempo que la mujer siendo libre para tener sus aventuras sexuales sin que se le critique, todo lo contrario: el peor calificativo es el de golfo y no parece que sea muy duro.

 

Tampoco criticaremos esta elección de practicar sexo con quien le deje, nos centraremos en los trucos más habituales de un conquistador para la cama, ese que lleva a gala la frase de “el fin justifica los medios”. Y si encima estos trucos son infalibles, pasa a ser un conquistador, un donjuán, un señor.

 

1.-Se cree irresistible, ya sea guapo o del montón, pero si es consciente de su gracejo natural, su chispa para el humor y tiene un buen coche, sale a comerse el mundo cada vez.

 

2.-No pierde oportunidad de ser galante, prestar su ayuda tanto intelectual como físicamente trayéndote un café en la oficina, invitándote al nuevo gastrobar de sushi de la ciudad o sacando entradas para el concierto de tu grupo favorito. Los detalles van en aumento por si no te diste cuenta.

 

3.- Te invita a salir un sábado por la noche y te recoge en casa. Una vez en su flamante coche, te lleva a su piso con la excusa de que ha olvidado algo y una vez allí te invita a una copa porque hay tiempo. Si la aceptas, pasará a la acción sin dudarlo. Puede tardar entre 5 y 10 minutos, o si no, al tiempo.

 

4.-En caso de que rechazaras la copa, te enseñará la casa y hará hincapié en su dormitorio para que te vayas haciendo a la idea. Luego pasa al siguiente punto que no es otro que invitarte a la copa fuera para que te sientas confiada.

 

5.-Los locales de moda, el acercamiento físico más insistente junto con los halagos hacia tu persona, irán deshaciendo el hielo y pondrá la noche a punto de caramelo. Pero mientras, hará amagos de ligar con otras para que compruebes su éxito antes de probar lo demás.

 

6.-Cuando él te nota más que entregada, te dice que te lleva a casa, con lo que termina de asestar el gran golpe: tú piensas o es un caballero o no le gusto. Y ante la duda, cuando te subes al coche te invitas a su casa para la última copa y lo demás.

Misión cumplida, amigos, no falla.

También podéis ver el siguiente artículo muy interesante sobre: La atracción por lo hombres casados y el sexo.

Escrito por vibrafaccion