Ellas y el sexo a los 20 años, 30, 40 y más

Sexo en diferentes edades

No hay discusión. Aunque ellos las prefieran jóvenes, las mujeres a los 20 años están llenas de ilusiones pero también de temores, dudas y tabúes. Y aunque la edad de iniciación al sexo es temprana –sobre los 16-, la inexperiencia y falta de pericia es notoria. Sin embargo, las “lolitas” de 20 años tienen un atractivo innegable para hombres de entrada la cuarentena.

En cuanto se aproximan a los 30, las mujeres de hoy ya se conocen bien a sì mismas, adquieren sus primeros compañeros de sexo en el sex shop online y los usan a solas. No esperan a que les seduzcan los hombres y utilizan las armas de seducción que a su antojo, comparten el gusto por la aventura, el riesgo y la promiscuidad en las relaciones antes de lanzarse al compromiso y viven en dia a dia también en el sexo. Aparcan los celos para cumplir sus deseos en materia de satisfacción personal en la que incluyen el erotismo y las relaciones sexuales ajenas a las sentimentales.

Están encantadas de conocerse y viven al máximo los resultados de cuidarse por dentro y por fuera. Y exigen lo mismo a sus compañeros masculinos. Competitivas fuera y dentro de la cama, no encuentran remilgos en mostrar sus deseos y cumplirlos, aunque no le encuentren demasiado sentido pero son fieles seguidoras de las tendencias que marcan los gurús de la moda en todos los ámbitos.

Y claro, muchas llegan exhaustas a los temidos 40. Que luego resulta que son los mejores según los expertos y que ellas mismas reconocen que han conquistado a base de esfuerzo a todos los niveles. Trabajo, pareja e hijos. Y puede que hayan llegado a una quiebra de su familia y se encuentren otra vez en el punto de partida. Profesionales, experimentadas en mil batallas, dán en do de pecho en la cama con hombres más jóvenes o de su edad, pero salen ganadoras como si de diosas de la guerra se tratara.

Tras la cuarentena, intensamente vivida en el sexo como expertas en erotismo propio y el de sus compañeros masculinos, han conseguido ser más selectivas y cuando consiguen pareja, viven un renacer glorioso que les durará hasta los primeros síntomas de decaimiento de estrógenos.

Son los 50, o mejor dicho los 51, edad sintomática en la que se desploman algunos componentes biológicos que aparcan el sexo a segundo o tercer plano. Ellas viven un cambio hormonal que no les retira del erotismo pero lo aletargan unos pocos años hasta un nuevo resurgir.

 

Escrito por vibrafaccion