Si temes al compromiso, forma parejas alternativas. Parejas liberales

Parejas Liberales

Lo que siempre se ha tachado como ser un picaflor, una desequilibrada emocional o, lo que es peor, se un ‘vivalavida’, ahora se demuestra que es una solución a la alergia al compromiso por ambos sexos.

 

Aunque el matrimonio sigue siendo la fórmula más extendida en nuestra sociedad para vivir en pareja bajo el compromiso sentimental, los cambios evolutivos de la mente colectiva van trazando caminos alternativos para vivir formas también alternativas del amor.

 

El amor eterno, la pareja para toda la vida y la ecuación perfecta hasta que la muerte nos separe no es la realidad más extendida a pesar de que pudiera ser la más deseada.

 

Pero hay personas que tampoco desean estas vidas pluscuamperfectas donde todo encaja como un guante bien diseñado. Muchas personas sienten que las ataduras limitan y las promesas se rompen por los avatares del destino, las circunstancias y la evolución individual. Y en estos procesos también las relaciones de pareja cambian y se crean nuevos modelos.

 

Siendo el campo sentimental un nido donde el ser humano se siente cómodo y feliz, muchos consideran que limitan la expansión y la libertad de elegir pareja para tener sexo y apego, incluso sentir cariño y amor por más de una persona.

 

Argumento como los celos, la asfixia a la que algunas parejas se llevan por monopolizar el amor y el sexo y el exceso de control que lleva a la desconfianza y al desapego, entre otros, son pruebas de que optar por fórmulas abiertas garantizan la felicidad a quienes las practican.

 

¿Sexo libre? ¿Parejas abiertas? ¿Swingers? Digamos que amor y deseo no son lo mismo, así que aunque lo ideal es conjugar ambos conceptos, no siempre se dan. Lealtad, fidelidad y libertad sexual no casan. Pero una relación sentimental basada en la confianza puede estar hilvanada por el sexo, de manera que caben más personas cuya idea es la misma: dejar a un lado la exclusividad.

 

Si una pareja permite relaciones sexuales esporádicas de sus miembros, lo hace en base a la confianza, el compañerismo y la libertad sexual. Tan solo si lo hace a escondidas o con engaños, se considera una infidelidad al estilo tradicional.

 

Al final, la vida sentimental y sexual de las parejas está basada en pactos. Muchos son tácitos a los que se llega precisamente por omisión o aceptación del devenir individual. Otros se hablan y se rompen, así que cada pareja establece el camino a seguir.

 

Escrito por vibrafaccion