El poder de la Lencería erótica y complementos especiales.

Lencería erótica

El sexo es privado siempre. No sabemos muy bien por qué especificamos en este post que han de darse sesiones privadas al utilizar determinados complementos, quizás porque están fuera de lo habitual. Pero que no se escandalice nadie, son inofensivos pero muy eficaces.

 

Ya que las imágenes del erotismo a veces son barrocas y no siempre un desnudo integral es suficiente ni provoca siempre el mismo impacto, la lencería y demás detalles, sí que consiguen atrapar grandes dosis de deseo sexual.

 

Porque no sólo de braguitas y sujetadores vive el hombre. Y las mujeres que los lucen. A partir de este fabuloso conjunto íntimo femenino, sexy donde los haya, hay toda una colección fantástica de complementos y abalorios para las sesiones privée, que merece la pena dedicarles una encendida defensa. Una auténtica bomba de lencería fina que dejará sin palabras a cualquier varón o dama.

 

¿Qué me dicen de ligas, ligueros, corpiños, medias y picardías? Por decir los más clásicos pero no por ello menos atractivos y sugerentes. Más que eso, explosivos.

 

Cierto es que estas puestas en escena no son tan espontáneas como quisiéramos porque requieren una preparación previa. Pero con un poco de dedicación y un mucho de atrevimiento, además de repasar de arriba abajo la sección de lencería femenina en el sex shop online, pueden saltar chispas de un encuentro sexual con su colaboración.

 

Ni tampoco los tangas, los guantes y los látex pasan desapercibidos a las parejas que disfrutan del especial sabor de una sesión sexual preparada y de muchas revoluciones que se elevan por minuto. Es normal, por otra parte.

 

Lo que faltan son algunas piezas como las pezoneras, pelucas y pestañas, un atrezzo atrevido que no admite discusión ni queda la menor duda de que algo grande va a suceder en ese encuentro. Imagínalo o mejor, prueba a preparar algo tan estimulante con estas piezas y otras que hacen el cuerpo de una mujer, irresistible. Por algo lo convierten en un templo del placer donde las joyas adhesivas serán otro reclamo más en la pareja, un imán definitivo.

 

Otra puesta en escena que no falla es la de apostar por disfraces. Los hay clásicos como los del ejército femenino sexy, el servicio de hogar sexy o la enfermera sexy. Domadoras y cowgirls también sugieren, como las mujeres policía, otro clásico infalible. Con estilo y sin abandonar el morbo nunca, se pueden organizar sesiones de lo más hot. Y aprovecharlas, claro. Porque si resultan exitosas, se volverán a repetir una y otra vez.

 

 

Escrito por vibrafaccion