El poder del punto G. ¿Conocéis al Doctor Gräfenberg?

Punto G

No hay ninguna duda. Para todas aquellas mujeres capaces de reconocer y disfrutar de su propio sexo, los consoladores y vibradores para el Punto G son los preferidos.

¡Qué razón tenía el doctor Gräfenberg, padre del más famoso de todos los puntos. Más que el punto limpio, el punto filipino y el punto y aparte, el Punto G nos gusta mucho más. Lo que ocurre es que es un punto y muy pequeño. Además, muy escondido. Y si no es porque este doctor alemán no nos lo explica, aquí nos quedamos a dos velas.

Que haya llevado tantas décadas llegar a la conclusión de que existe ese minúsculo punto erógeno que dispara el cénit del placer, y que ahora por fin, los juguetes eróticos te lo pongan más fácil. Ya no hay vuelta atrás y quien quiera averiguarlo, sólo tiene que ponerse manos a la obra y nunca mejor dicho.

Ellas, porque para eso es su propio cuerpo y les tienta hallarlo y disfrutarlo a través de la masturbación manual o con sex toys indicados para tal fin. Pero ellos porque no quieren perderse semejante epopeya y disfrutan igual compartiendo momentos íntimos y tan de alto voltaje. Es un sueño hecho realidad, queridas amigas, hay que estar de enhorabuena y no mirar de reojo al vibrador punto G y pasar de largo. Que si es un invento de hombres, que si vete tú a saber dónde está o mira que si luego me asusto. Éstas y otras ñoñadas nos alejan de alcanzar un momento glorioso, así que adelante.

Abre la tienda erótica online y empieza a desplegar las categorías. Encontrarás la dedicada a los juguetes sexuales mejor dotados para llegar al Punto G y dejar de lado cualquier duda de su existencia. Son vibradores y consoladores encaminados a alcanzarlo y sublimar la masturbación. Suena bien, pero mejor se disfruta.

Pero si todas las mujeres saben cuándo tienen orgasmo y cuándo ven las estrellas y más allá ¡! Pues ese punto indescifrable que no siempre aparece en un coito o en varios durante un tiempo, puedes hacer que sea más alcanzable y más a menudo. Confiar, ensayar o lo que es lo mismo, masturbarse, es la clave para que el punto G haga su aparición de una vez por todas y te sorprendas a ti misma.

Luego ya que lo has localizado, tendrás que dar alguna instrucción a tu pareja. Pero si continúa errando, para eso tienes tu consolador Punto G.

 

Escrito por vibrafaccion