Fisting, manos y puños masturbadores.

fisting con manos y puños masturbadores

No parece que sea lo más común entre parejas de nueva creación. El fisting es una práctica sexual de las que llaman extremas pero es una práctica más que, como todo en la intimidad, se da o no se da y no hay que darle más vueltas. Sin embargo, dejemos claro que se trata del gusto por la inserción de manos y puños por vía vaginal o anal, lo cual no lo hace exclusivo de las mujeres. También los hombres se sienten atraídos por esta singular manera de llegar al placer sexual.

En todas las prácticas sexuales se requiere la máxima higiene, sobre todo cuando se usan juguetes eróticos. Evitar infecciones es prioritario y por eso se deben tener en cuenta el buen estado de los juguetes así como el cuerpo y sobre todo, de las manos y brazos. Porque aunque el fisting se realice con estas partes físicas del cuerpo, la industria para adultos no ha reparado en optimizar este recurso sexual ofreciendo manos y puños realísticos como alternativa lúdica. Incluso para personas que, queriendo realizar fisting a su pareja, prefieren hacerlo con juguetes eróticos.

Sin olvidarse de los geles y lubricantes al agua tanto vaginales como anales.  Llevar anillos o cadenas en las muñecas tampoco es lo ideal. Tampoco les pasará desapercibido a los lectores que esta decisión no se toma de repente y se ejecuta igualmente. Al menos existen unas fases preliminares que van preparando a ambos miembros de la pareja, tanto mental como físicamente, para lograr el placer que se le presupone y que en efecto suscita en las personas que deciden abordar el fisting.

Las recomendaciones pasan por conocer las mejores posturas, tanto de quien lo recibe como quien lo ejecuta, siendo éste último quien debería fijarse en algunas de las posturas manuales más aconsejables. Dado que hay varias opciones, el pico de pato y el pato silencioso son las más adecuadas para el fisting tanto vaginal como anal, incluyendo una más en el vaginal que es la postura del rezo, con las palmas de las manos juntas en posición de oración. Nada más lejos de ello y sí muy cerca del placer sexual que se persigue.

Sin embargo, si muchas parejas que se sienten atraídas por esta llamada de lo erótico, prefieren comenzar con manos y brazos realísticos de perfecta factoría, en el sex shop van a encontrar soluciones muy eficaces sin abandonar el morbo. Muy al contrario, puede que eleve el grado de excitación para ambos.

Escrito por vibrafaccion