El desnudo ha muerto, insinua con Lencería sexy.

insinua con la lencería sexy

Imposible desligar la ropa íntima del sexo y el erotismo. De hecho, el desnudo integral ha muerto en casi todas las disciplinas artísticas actuales, incluyendo –si se pudiera calificar de industria artística al porno-, al porno.¿ exagerado quizás? Es posible, pero las preferencias actuales van por este camino y los desnudos se han quedado para vender embarazos de famosas en las revistas eróticas femeninas y masculinas, claro.

Las prendas de lencería sexy sustituyen a un desnudo y convierten al cuerpo en un objeto de deseo mayor que si estuviera exponiendo su carne y atributos sexuales. Ni que decir tiene que la frase insinuar es mejor que enseñar –aunque creo que es un poco vieja-, no por ello deja de ser una verdad descomunal y conviene aplicarla porque funciona.

Estamos de acuerdo en eso y en que un conjunto de lencería sexy es una bomba sexual que a todos nos gusta que nos explote delante. Algunos, hasta en la cara a ser posible. Y como la tienda erótica está al quite de todo cuanto nos haga temblar la fibra libidinosa y ardiente, pues está preparada para ofrecer las braguitas, tangas y sujetadores, solos o a conjunto, que nos disparen visualmente para el ataque. A ser posible, con ellos puestos o eliminados en última instancia, la tendencia a mantener los sujetadores mientras fluye la refriega corporal, se impone.

Y si nos seducen vivamente las braguitas y tangas, nos enamoran y enardecen los sujetadores, esas prendas sin las cuales una mujer no se sentiría completamente arrebatadora ni un hombre dispuesto a devorar un pectoral tan apetecible. Son la parte de arriba siempre de un conjunto y cada mujer sabe cuál es la parte suya más seductora, dedicándole un plus de interés cuando tiene que comprar ropa interior sexy o muy sexy por no decir explosiva.

Como muchos varones, entre los que están la mayoría, no demuestran capacidad manual para desabrocharlos, y esta falta de pericia ha terminado por instaurar la moda de elevarlo por encima de los pechos en una acción un poco vandálica a la par que morbosa y sexy.

Sujetadores que sujetan y embellecen tanto una delantera escasa como prominente, el escote luce siempre más erótico e insinuante. Por eso se pueden elegir reducidos, con abundante copa o muy escasa. Incluso de copa transparente y accesorio o cubre las areolas y pezones en un alarde claramente provocador.

El concepto bustier adquiere también protagonismo cuando se trata de preparar un baile erótico incluso con barra pole dance. A medio camino entre el corpiño y los sujetadores, vienen combinados con cremalleras y cadenas. Muy al gusto de las prácticas fetish por ejemplo. Para mujeres sin complejos y con el ego por todo lo alto.

Escrito por vibrafaccion